LA IVERMECTINA ACUMULA RESULTADOS FAVORABLES, AUNQUE SIGUE LA POLÉMICA MUNDIAL SOBRE SU INCLUSIÓN ENTRE LOS TRATAMIENTOS COVID

Visto: 419

La ivermectina ha demostrado en variados estudios clínicos nacionales e internacionales que sus beneficios para los tratamientos COVID son considerables y que los efectos tóxicos que le adjudican no han sido comprobados, aseguraron profesionales que lideraron uno de esos ensayos en Argentina.

Un informe sobre los resultados de la ivermectina en tratamientos contra la pandemia fue ofrecido por Alejandro Krolewiecki, integrante del CONICET y de la Universidad Nacional de Salta, y Daniel Correa, director de carrera de la Universidad Nacional de Quilmes y también investigador del CONICET.

Ambos expositores expusieron argumentos en favor del uso de la ivermectina a partir de las evidencias y evitaron confluir con las opiniones agitadas en torno al medicamento desde que comenzó a ensayarse para tratamientos COVID.

Alejandro Krolewiecki recordó que las guías de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos habían desaconsejado el uso de ivermectina, pero esa opinión cambió a partir del 14 de enero, cuando adoptó una posición neutra “ni a favor ni en contra”, porque “se entendió que no hay datos suficientes para recomendarla, pero tampoco para descartarla”.

Krolewiecki explicó durante un zoom patrocinado por Elea, que ya se realizaron 18 ensayos clínicos en el mundo y 56 más están en curso, completando alrededor de 7.500 pacientes. En América Latina ha sido ensayada también en Brasil, México y Colombia. En Argentina se sometió a ensayos en Salta y está en ejecución un estudio clínico de fase III en Corrientes.

Precisamente, Corrientes es una de las provincias junto con Salta que recomendó el uso de ivermectina para pacientes graves de COVID y para prevención de su personal de salud.

“Hay suficiente información sobre su uso favorable”, reseñaron los expositores y mencionaron que prosiguen los estudios con equipos hospitalarios de San Antonio de Areco, Misiones y La Pampa “para confirmar que se pueden obtener aún más resultados en tratamientos para pacientes tempranos y entre el personal sanitario con contactos estrechos”.

Los expositores recordaron que la ivermectina “ha sido la primera elección para muchas enfermedades antiparasitarias” y también “se la utiliza como droga antiinflamatoria desde hace muchos años”.

Como ejemplo mencionaron que 900 millones de dosis anuales de ivermectina son distribuidas por la OMS para el tratamiento de enfermedades poco atendidas

Investigadores de Melbourne, Australia, fueron los primeros que en abril pasado orientaron su uso contra el COVID y desde entonces se despertaron dos corrientes de opinión: “algunos la elogiaron como solución a la pandemia y otros alertaron que solo se podría conseguir resultados con dosis altas tóxicas”, compararon.

Daniel Correa explicó que al principio existió una complicación con los tratamientos pues demandaban alrededor de nueve pastillas diarias (10 mg x kilo) para pacientes con alrededor de 90 kilos de peso.

Finalmente, se ha comprobado que el tratamiento eficaz consiste en 0,6 mg x kilo en un período que oscila entre cinco a siete días, “similar a los tratamientos de la influenza con Tamiflu”.

“se trata de un reposicionamiento de una droga conocida y en consecuencia se minimizan los riesgos”, señaló Correa, recordando que en la Universidad Nacional de Quilmes “veníamos trabajando con la ivermectina desde 2019”, aunque para otras terapias. También mencionó como antecedente, que desde 2012 se iniciaron ensayos con ivermectina para combatir el dengue.

Los expositores mencionaron un nuevo estudio iniciado en veinte centros hospitalarios de España, con el apoyo del laboratorio Liconsa que produce el medicamento en ese país.

También señalaron que están colaborando con la Universidad de Liverpool que está compilando todos los estudios realizados sobre la ivermectina en el mundo.

Por último, subrayaron que la ivermectina está autorizada para consumo humano “y no es un medicamento de uso veterinario” como argumentan sus detractores.

Tampoco interfiere con las vacunas COVID como tampoco interfieren el suero equino o el plasma convaleciente, completaron.

Link video Zoom: https://www.nubecast.net/ivermectinacovid19-live/send?hash=56dad7a9550ae821486419c65b782bb9