FARMACIAS PODRAN ELABORAR REPELENTES PARA COMBATIR EL DENGUE Y EL ZIKA

La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación aprobó por amplia mayoría el proyecto de Ley que declara de interés público la producción, distribución y comercialización de repelentes.

El proyecto fue presentado por el diputado socialista Hermes Binner y fue apoyado por el Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal (COFyBCF).

El proyecto se propone asegurar el abastecimiento y distribución de repelente para garantizar su acceso a toda la población ya que es un producto indispensable para la prevención de enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti,  como dengue, zika y chicunguya.

Hasta ahora hay una sola multinacional en un mercado cartelizado que distribuye el comercial “Off” que sufrió un sustancial incremento de precios el verano pasado.

Por el contrario, el repelente que elaborarán y venderán las farmacias estará incluido en el programa “Precios Cuidados”, regulado por la Secretaria de Comercio.

Este proyecto aprobado en comisión autoriza a cada farmacia a producir hasta 5 kilos de repelente por farmacia, lo que se considera una “escala industrial media”.

El control de calidad de la producción de las farmacias estará a cargo del COFyBCF y la fabricación responderá a una fórmula standarizada aportada por el colegio.

Claudio Ucchino, director general del COFyBCF, explicó que el colegio profesional  “apoyó desde el inicio este proyecto, y acompañó su trámite legislativo”, participando como invitado en las audiencias de la comisión para reforzar con argumentos científicos la iniciativa.

"Nuestro Colegio solicitó expresamente que se incluya a las farmacias y a los farmacéuticos en la elaboración de repelentes y en las campañas de prevención", señaló Ucchino.

Finalmente, quedó incluido en el dictamen que el Poder Ejecutivo Nacional “arbitrará los medios necesarios para promover la elaboración de repelente y concertar su elaboración en farmacias habilitadas”.

El pedido del COFyBCF se fundamentó en que “las farmacias pueden elaborar repelentes en forma rápida, segura y a un precio accesible a la población ante un caso de brote epidémico, estando prevista su participación en tales casos de emergencia sanitaria”.

Además, las leyes vigentes permiten a las farmacias elaborar este tipo de productos en pequeña escala en sus laboratorios.

 “La iniciativa promete ser de gran impacto sanitario, ya que se ha demostrado que en las situaciones en que se los necesita, estos productos suelen ser escasos, detectándose también precios abusivos”, señaló el colegio profesional.

El proyecto también prevé el monitoreo y control de precios de repelentes y su elaboración a través del sistema de laboratorios públicos para asegurar su disponibilidad.

La inclusión de los laboratorios públicos era una premisa que el diputado santafesino Hermes Binner defendió desde la génesis del proyecto, ya que habilitará su producción por parte de laboratorio estatal LIF de esa provincia y que también se ha propuesto para producir cannabis medicinal a precios accesibles para el mercado interno.